Las nuevas tecnologías y sus impactos en la Justicia

20/07/2020 | 2 min. de leitura

El uso creciente de las nuevas tecnologías ha cambiado drásticamente el mundo: la manera como nos relacionamos, como nos trasportamos, e incluso nuestras costumbres. Con la Justicia no es diferente y los cambios son frecuentes. Actualmente, el uso del papel está superado y las distancias físicas ya no son grandes problemas, pero hay mucho más que cambiar y evolucionar en la manera de llevar una Justicia ágil a la sociedad.   

Las nuevas tecnologías ya están presentes en la realidad del ecosistema de la Justicia en muchos países y cambiarán aún más este sector, sea modificando la forma como trabajan los magistrados y abogados o creando áreas de actuación nuevas.  

Conozca a continuación algunas de las nuevas tecnologías que tendrán un gran impacto en la Justicia durante los próximos años. 

  • Inteligencia artificial en la Justicia
  • Operación en nube
  • Formas de trabajos digitales en la Justicia

Inteligencia artificial en la Justicia

En un futuro muy próximo, el trabajo de los jueces tendrá como apoyo el uso de inteligencia artificial para construir sus fallos, para buscar jurisprudencia de casos similares o para producir la decisión magistral a partir de lo que la máquina ha aprendido acerca de su dueño. 

Convertir a la máquina en una aliada hará que los asistentes judiciales trabajen con tareas más nobles e intelectuales, que contribuyan a prestar servicios de mayor calidad en la Justicia. Con la inteligencia artificial aún será posible buscar toda la información necesaria y adicional de manera inmediata, ya que la máquina puede realizar las búsquedas en tiempo real en las bases de datos, sin la necesidad de análisis de un profesional.  

Operación en nube 

La realidad actual ya no es compatible con toneladas de papeles, pues el mundo es digital y así se evoluciona día tras día. En un momento en el que la tecnología forma parte fundamental de nuestra vida, la cantidad de datos que una sola persona produce es gigantesca.  

Por eso, es imposible gestionar tantos datos en un espacio limitado, como sucede con los procesos judiciales en papel en los Tribunales. Hay dos grandes problemas en la Justicia que aclaran la necesidad de una operación en nube, con capacidad de espacio mucho más extensa. 

La primera cuestión es que la cantidad de procesos judiciales es cada vez más creciente y aún no es posible juzgar con la misma velocidad con la que comienzan nuevos procesos. La consecuencia es la necesidad de almacenar un gran número de información. 

El segundo punto es que las tecnologías más modernas, y que son responsables por una Justicia más ágil, están caminando hacia una operación exclusivamente en nube, que permite un desempeño de mayor calidad.  

>> Lea aquí la infografía especial sobre los logros de la Justicia durante la pandemia

Formas de trabajos digitales en la Justicia

Los órganos legislativos de varios países han empezado a trabajar en los cambios de algunas leyes para que sea posible reglamentar nuevos puestos de trabajo provenientes de aplicaciones digitales que ofrecen servicios de transporte y domicilios. La discusión del momento es la legislación de protección de datos, que ya tiene una orientación más avanzada en Europa y ahora llega con fuerza a Latinoamérica.  

La Justicia, como servicio fundamental de los derechos de los ciudadanos, debe adecuar sus actividades con esta orientación de proteger los datos personales de la sociedad. Esto solo es posible con el apoyo de tecnologías complejas que permiten la estandarización de las actividades entre todos los sectores de la institución. 

Leia também

Recibe nuetras novedades por correo electrónico:

Hable con un
especialista
Desenvolvido por: Linkedin Instagram